abril 22, 2011

Gregorio

Gregorio Menéndez, mi padre.

Lustro ya tres veces dolencia en el pecho,
angustia y congoja en mi zozobrar.

Con sufrir de alma ya mi ser sin ente
sólo espera solo, sincero y sin ser.

Gregario egregio sin íntegra intriga
de allende Alonso que nos dejó aquí.

Y este argento valle bañado de playas
al final de cuentas mira nuestro fin.

Orlando F. Menéndez
22/04/2011, 09:40
Francisco Alonso Menéndez,
mi abuelo asturiano.

Yo