junio 19, 2011

Afuera

Afuera están las cenizas
de ese lejano volcán
(y derivado Alcorán)
entre algún sueño y mis risas.

Afuera se quedarán
como siempre en la mitad
ajena a mi voluntad
y nunca más volverán.

Afuera ese gris de todo
que separa este cristal
de la ventana ambiental
a mis colores y modo.

Afuera frío invernal
adentro calor y abrigo
sorbiendo el café amigo
de esperanza ocasional.

© Orlando F. Menéndez

junio 16, 2011

Con Eso Estaré Hecho


Ansío saciar mis ansias
de desvelarme en desvelos
porque me celan los celos
de perderme las instancias.

Y en las instancias me pierdo
aunque anhelo los anhelos
con que anhelas a mis cielos
cuando te miro el izquierdo.

Porque el izquierdo te miro
aunque el derecho me espere
y por cierto considere
que a los dos los admiro.

Admirarte insatisfecho
porque yo quiero además
el amarte más y más
y con eso estaré hecho.

 © Orlando F. Menéndez

junio 12, 2011

No logran salir

(en la mente de Luciérnaga)

Como por tapia encerrados
sentimientos angustiados
no logran salir de mí.

Y mis versos aterrados
por amores mutilados
no logran decirlo así.


© Orlando F. Menéndez

junio 07, 2011

Sonrisa Mitad

      Actuando escondida
      sonrisa mitad
      no siendo verdad
      que fuera prohibida.
      
      Pues siendo sentida
      su mucha beldad
      no tasa maldad
      y está complacida.
      
      Amada querida
      me da cantidad
      amor, amistad
      y llena mi vida.

© Orlando F. Menéndez

junio 03, 2011

Oda Culminando

––––––––––––––––––– CANCIÓN

Día que se ha ido
tarde que transcurre
noche que ya viene
sobre mí.

Luz que se atenúa
sombra que se cierne
negro avizorando
este fin.

Plana que me pide
letras que se acaban
oda culminando
solo aquí.

Agua está caliente;
y hacia la cocina
voy a prepararme
el café.

© Orlando F. Menéndez

junio 02, 2011

VERSO A MI VELERO

   
  Una vela amplia que impulsen los vientos
  en el mar bravío de mi aletargar
  hacia nuevos puertos que aun no he soñado
  y en cualquier momento se han de divisar.

  E izando esa vela en cada mañana
  cuando me despierto con un suspirar
  imágenes tenues ya se me han borrado
  y de todos modos no he de recordar.

  Surcando mi rumbo, fijando el timón
  sin ver horizontes adonde arribar
  velero de vida me sigue impulsando
  dormido o despierto y sin esperar.

© Orlando F. Menéndez