mayo 26, 2015

Fin extraño


Fin extraño de esta tarde
con ocaso amarillo.
Hace horas –cuando el alba –
su rojizo lo auguró.

© Orlando F. Menéndez

4 comentarios:

  1. Bellísima musa es el otoño, querido poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querida amiga.
    Quiero contarte que la inspiración fue por una cuestión de meteorología.
    Toda la información decía que el día sería soleado con un cielo totalmente despejado.
    Pero yo observé el amanecer rojo y extraño, por lo que recordé el refrán que en parte dice: «Cielos rojos mañaneros / ¡mucho cuidado marineros!». Acerté que todos los servicios meteorológicos estaban errando.
    Efectivamente, estuvo nublado todo el día, terminando con una extraña y amarillenta tarde. ¡Por eso escribí esos versos! Ja, ja...
    Un abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo, en pocos versos dice demasiado, poeta inspirado, te admiro..Gracias por compartirlo, es un lujo leerte y poder visualizar cada imagen y sus colores..Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amiga Diana.
    Mis poesías suelen ser muy puntuales, tratando solamente un tema y por eso resultan breves. Algo que aprecio es que al leerlo tú imaginaras las imágenes y colores.
    Cariños.

    ResponderEliminar