marzo 15, 2017

Cobijado en el café




Esa luz gris de lluvia
que hoy entró por mi ventana
y el tintineo de sus gotas todo el día
me encerraron en mi hogar de soledad
disfrutando de escribir algunos versos
sin las musas que me inspiren ni me alienten.


No hay razones ni siquiera en lo que siento
pero a veces es quizá que enloquecido
me cobijo en mi café que me alimenta.


El alma, el interior, mi yo secreto,
va buscando asomarse al exterior
pero en vano es que sólo esparce grafos
y vuelve a esconderse en el café.




4 comentarios:

  1. Tus musas beben café contigo, amigo poeta.
    Y yo a sorbitos disfruto tus geniales versos.
    ¡Qué placentero resulta leer tu poesía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, leerme y encomiarme.
      Cariños.

      Eliminar
  2. bello poema comotodoloqueescribes teniendo esearomaque te lleva a noneceitar mas musas sisuaromainvade todtu sentimiento y losversos brotan con aroma decafé qué poema conocidoodesconocido puede destilar sromas?sololos tuyos norequieres musassolamente colocar tutaza humeante atulado ylos versbrotarán detus manos en esa soledad e intimidad entre tucafé y tu.TU espacio yloqueterodea, tienen aroma de acafé tus manos, tusoledad, tu teclado ytu sellenan de esearoma y surge tla poesía. hacía buenrato no te leía, Orlando, besosgrandes.

    ResponderEliminar
  3. y para qué necesitas musas?bastan:tus manos tu teclado una tazade café destilando aromas poeticos tu espscio, tu soledad ytu, y surgela poesía, hacia buen rato no te leía, besos grandes.

    ResponderEliminar