enero 13, 2011

Azúcar amargo


Estrujada persistía agonizante
presionada por trajines tan incultos
embebía tan sutil a esa cambiante
mala pócima cristal de narcos brutos.

De ese azúcar tan amargo por calmante
de abstinencia imperiosa y sin indulto
que somete y esclaviza malamente
a su ser ya sin ser y disoluto.


Orlando F. Menéndez
11/12/2011  11:05 (GMT-03:00)

2 comentarios:

  1. Vehemente, estrujante… INTERESANTE. Así resulta este poema tuyo, mi querido amigo y admirable poeta.

    Te abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isabel, por tu encomio y cariño.

    ResponderEliminar