abril 07, 2013

Introspección



¿Cuánto tiempo hacía
que no soltabas lágrimas,
oh, querida alma mía?

Hoy afloró este sentir:
tú y yo, alma mía;
décadas de competir.

Aunque no lo logré
conseguí el gran éxito:
saber que lo intenté.

© Orlando F. Menéndez
7 de abril de 2013
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario