junio 21, 2014

Holdout Creditors

                                   (endecasílabos tristes)

Yo no sabía cuánto se debía
pero atañía porque aquí vivía.

Ya se advertía y no se creía,
se descubría y no sorprendía.

Y todavía en cada nuevo día
comprendería cuánto aprendería.

Pues percibía cuánto dolería
mas sonreiría y no me amargaría.

Y la ironía mientras escribía
es que con poesía mi café sorbía.


© Orlando

No hay comentarios:

Publicar un comentario