abril 26, 2008

La espalda que se aleja
















Una escalera nomás y ya me pierdo
Anacarsis vagamente en el recuerdo. 

La diagonal, después, que no me olvido
con fragancias de flores y de pino.

Mi llanto, el dolor porque me deja,
el manubrio y la espalda que se aleja.





Orlando Francisco Menéndez 
25 de abril de 2008, hora 22:40

No hay comentarios:

Publicar un comentario