septiembre 14, 2008

TORMENTA


Despiadada la tormenta arremetía
y crujiendo los cimientos de madera
me acurruco con el miedo en la catrera
en las sombras de temores que sentía.

El torrente de aguacero que arreciaba
tan violento y agrediéndome con saña
con el frío lastimándome la entraña
y Morfeo —criminal— no me soltaba.



Orlando F. Menéndez
14/09/2008 21:17

No hay comentarios:

Publicar un comentario