marzo 26, 2011

del Amor, de tu Escote y tu Blusa



Trastornos de sueño traspasan groseros
los límites sanos que son de esperar
y obligan al terco interés de plasmar
poesías escritas de afanes parleros.

Catarsis liberan internos deseos
que mi alma profunda reprime ocultar
abriendo un etéreo sutil desnudar
los versos esclavos que surgen sinceros.

Retuerzo adrede cambiando señales
pues hoy por la noche se antoja mi musa
que ordena ensañada: –No cuentes mis males–

Y busco obediente encontrando la excusa
que sólo permita a los versos cordiales
mención del amor, de tu escote y tu blusa.

© Orlando Francisco Menéndez

13 comentarios:

  1. Siempre elogio tu talento como poeta, hoy permíteme elogiar tu sentimiento en el hombre...

    Es bellísimo tu poema, una no ve en él qué hay de perfecto en métrica o rima, sino que palpa en cada verso la suavidad de unas plumas y percibe en cada espacio, la brisa fresca y tibia que pega en la piel como cuando se vuela al ras del cielo.

    Beso grande,

    María

    ResponderEliminar
  2. Querida María:
    Te agradezco mucho tu comentario, que da pie para destacar lo que suelo reiterar al enseñar o aconsejar.
    Decir de un poema: ‘no se ve en él qué hay de perfecto en métrica o rima’ es un gran elogio, pues significa que las mismas sólo están realzando el mensaje del escritor, que es el propósito en la poesía.

    ResponderEliminar
  3. Precioso soneto, querido amigo Orlando.

    Me encanta lo que tu musa ordena
    y la fina manera en que tu pluma
    cumple sus deseos... y desnuda tu alma de poeta.

    Te envío un abrazo grande. De corazón a corazón.

    ResponderEliminar
  4. Hola, aqui pasando nuevamente, muy hermoso poema como siempre querido amigo...

    Tambien quiero decirte que en mi blog hay un premio para ti http://abzurdahzenizientah.blogspot.com/2011/03/mi-primer-premio-premio-de-hiro.html espero pases a recogerlo.

    besos y abrazos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. buen poema, me gusto tu blog, seguiré visitandolo. saludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias ISABEL. Recibe mis cariños.

    ResponderEliminar
  7. Abzurdah Zenizientah: ¡Muchas gracias! Besos también.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que lo releo, encuentro algo distinto...
    Pero, no se puede negar que está escrito con respeto y admiración.

    Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga Susi:

    Tu comentario me hace mucho bien, porque quiere decir que realmente lo has releído varias veces. Eso me gusta.

    Tal como dices, le hice más de un cambio, el primero porque había una palabra que se repetía. Otro cambio fue de cambiar signos de puntuación y de cambiar unos versos a cursiva y volverlos a poner el letra normal.

    El caso es que la poesía la escribí como tal como surgió (pues dejo que la poesía surja sola como se le antoja). Pero luego yo también la releí con ojo crítico y "ella" —la poesía— me permitió hacerle pequeños cambios que no alteran la esencia de su mensaje. (La poesía suele pedirme que la corrija.).

    Mi buen arte de escribir no admite errores de belleza y elegancia, pero a veces se desliza alguno y hay que solucionarlo. Y aunque me consuele que "hasta al mejor cazador se le escapa una liebre", no deja de enfermarme encontrarme con la sorpresa que tecleé mal y se me deslizó un error de ortografía. En esos casos siento mucha vergüenza pensar en la posibilidad de que alguien lo hubiera notado y no me lo dijera. Ese no fue el caso ahora. Pero me agrada que las personas observadoras me comenten lo que sea, como lo has hecho tú ahora.

    MUCHAS GRACIAS, por darme pie para hacer estas aclaraciones.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Orlando, sigue con trastornos de sueño,haz catarsis de poemas tan perfectos como éste y mas aun dejar trasuntar tu alma de poeta,en obediente vuelo hacia el amor, el escote y la blusa.Con cariño,Marta.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Marta.
    Cariños para ti también.

    ResponderEliminar