diciembre 06, 2008

SÉPTICO


Vacío de ánima y muerto
viajaba el viajero un día
y en esa triste agonía
de su cadena arrastrando
por su pecado penando
su castigo merecía.

Ser importante en lo alto
ante los otros fingía
pero inculto y con falsía
al pretender hacer mal
sólo dejaba inmoral
tonto agravio que escribía.

Y en vacuidad de cerebro
por pretender importancias
le resultó que sus ansias
por publicar de emisario
fue comprendiendo el falsario
que lo burlé —Muchas gracias.



Orlando Francisco Menéndez
06/12/2008 19:35

No hay comentarios:

Publicar un comentario