junio 29, 2008

Poesía de la nada


Me encontré escribiéndole a la nada
como si nada tuviera jerarquía
y que mis musas teniendo la autarquía
hasta de ella a escribirle me obligara
y mi estilo solamente se entregara
a ensalzarla en expresiones de anarquía.

–¿Qué hago yo? –me preguntaba azaroso
–Pues pretendo escribir cosas afables
que leyéndolas resulten ser amables...
¿O es qué no saben que yo soy el poeta?
Solo aclaro, y perdón que me entrometa,
pues de “nada” no es bueno que se hable.–

Jaraneando se reían todas juntas
–¿Cuándo fue que algo solo tú escribiste?
Pues nosotras somos musas, ya dijiste
te inspiramos dándote los versos tiernos
que en veranos, en otoños o en inviernos
te brindamos primaveras que a otros diste.–

Me quedé hipnotizado viendo escrito
la carilla con estrofas concluidas
con las rimas de la “nada” imbuidas
(y los versos con la métrica perfecta
de poesía que inmediata y directa)
por las musas y mi pluma son surgidas.

Orlando Francisco Menéndez
29/06/2008, 20:00 (GMT-03:00)

4 comentarios:

  1. Amigo, es evidente que recibes la visita de las Musas cada vez que te sientas a sorber tu café, muy buen poema, te felicito!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recién hoy pude ver que ese "Unknown" ya no es desconocido. ¡Eres tú!
      Gracias, amigo Daniel Pablo Signorini.

      Eliminar
  2. La pesía de la nada,
    luce preciosa, completa,
    ya que nació de tu pluma
    queridísimo poeta.

    Un abrazo... con mis felicitaciones,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu bello comentario
      yo no sé que responder;
      me falla el abecedario
      o no lo pude aprender.


      Un abrazo... con mi agradecimiento.
      P.D. Cariños desde mi Mar del Plata hasta tu Morelia.

      Eliminar