junio 20, 2008

Un viernes (satisfecho)


Madrugando –incomprensible– con desvelos
me incorporo solamente a hacer poesía
en un viernes especial de húmedo día
de guitarra, recitados y canciones

. .  con mi tiempo disponible de pasiones

. .  de una noche conectado con María.


El reloj miro esperando a Liliana
que en almuerzo amenizado con sonrisa
hablaremos apacibles y sin prisa
lo que hicimos anteayer con nuestras vidas

. .   preocupadas por las idas y venidas
. .   de un quehacer que por el tiempo se desliza .


Con el agua que se ha hervido en la cocina
que es señal de que me encuentro concentrado
sin problemas ni inquietudes he logrado
disfrutar de una mañana bella y plena

. .  con mi taza de café que ya está llena
. .  —satisfecho—– el medio día ya ha llegado.

Orlando Francisco Menéndez
20/06/2008, 12:00 Argentina

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario