junio 03, 2008

¡Que se vayan al...!


¿Por qué no decir qué siento,
cuando quiero y como quiero?
¿Por qué retengo y espero
buscando un tiempo oportuno;
solo porque los 'ninguno'
no aceptan que sea sincero?

¿Por qué cuidar mis palabras
si los otros no las cuidan,
y hasta con gestos prodigan
que no les soy de su agrado?
¿O acaso mi desenfado
da derecho a que maldigan?

¿Quién rayos se creen que son,
mirando pajas en mi ojo
–o hasta quizás un abrojo–
cuando la viga pesada
que tienen en su mirada
les demuestra que son flojos?

Quiero decir a los turros
que siempre están criticando;
que se vayan habituando,
porque me tienen podrido
que siempre salga un jodido
y diga que estoy errando.

Y para ir culminando
quiero decir hacia abajo,
lanzando el escupitajo
que se les pegue en la jeta
de su estúpida careta:
¡Que se vayan al barajo!


© Orlando Francisco Menéndez
03/06/2008, 03:40   Argentina

Glorario:
turro: persona tonta, falta de entendimiento o razón.
barajo: eufemismo usado por José Hernández en "El Martín Fierro".

4 comentarios:

  1. ¡Ese es mi Príncipe!!!!!

    Me uno a su rebeldía, Guapo, porque a final de cuentas a "esos ninguno" hay que cortarlos de tajo...en una palabra...¡QUE SE VAYAN AL CARAJO!!!!

    Besitos...PETQUCH

    María.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francky! Soy Tara de Yahoo y quise visitar tu blog, me fascinó!.Me gustó mucho todo, lo leí íntegro y lo disfruté muchísimo.Te admiro realmente, me gusta tu estilo.Voy a seguir visitándolo, tendrías que agregarle un libro de visitas para que pudiera dejarte un saludo cada vez que pase por acá.Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Orlando. Te devuelvo la visita que hiciste a mi blog. Me gustó tu poema porque con frecuencia el enojo nos hace hablar de forma altisonante y además, si no lo hacemos así, las personas pueden creer que solo estamos un poco molestos o no nos tomen en serio. La poesía es para expresar emociones y sentimientos y las palabras delicadas, procaces, o ecuánimes solo son el vehículo. Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar